Historias de éxito en el segundo Congreso Internacional para niños emprendedores

Emprender significa “empezar algo”; cuando un niño inventa juegos, desarrolla ideas innovadoras o crea personajes que forman parte de una historia ¡está emprendiendo! Impulsar este espíritu en los pequeños, es el objetivo del Segundo Congreso Internacional para Niños Emprendedores.

Se trata de un foro infantil organizado por la firma mexicana BusinessKids, que tendrá lugar del 28 al 30 de octubre en Puerto Vallarta, un encuentro infantil donde los niños expondrán sus historias de éxito y conocerán la experiencia de empresarios consolidados a través de talleres, conferencias y juegos.

Este espacio de juegos y negocios también abre las puertas para otros pequeños de 4 a 16 años que desean emprender. El congreso es la oportunidad para forjar el espíritu emprendedor; aumentar la confianza y trabajo en equipo; aprovechar al máximo su imaginación y creatividad; impulsar sus ideas y ponerlas en marcha; fortalecer su autoestima; además de potencializar su capacidad de liderazgo.

Mary Carmen Cabrera, Directora General de BusinessKids, explica que “todos los niños son emprendedores, sin embargo, al crecer, van perdiendo la capacidad de crear, de soñar, de explorar nuevos horizontes y, lo que podría ser peor, de creer en ellos mismos. Debemos entender que por naturaleza, son creativos, persuasivos, innovadores y creen en sus propias capacidades. ¡Tienen todas las habilidades que se requieren para ser emprendedor y es importante que no las pierdan!”.

El objetivo principal del Segundo Congreso Internacional para Niños Emprendedores, es enseñar a los infantes que  emprender es una vocación, una forma de vida y va más allá de generar dinero. Para el verdadero emprendedor el  valor económico no es lo más importante, evalúa otros elementos como el  bienestar social, por ejemplo, con la creación de empresas para brindar empleo a otras personas.

“Dar a los niños la oportunidad de emprender les proporciona las herramientas para enfrentarse a la vida con la firme creencia de que serán capaces de lograr todo aquello que se propongan. Si estimulamos el emprendimiento en la infancia, damos a los niños una llave hacia la libertad; la libertad de elegir, de saberse capaces de soñar y de alcanzar esos sueños, de pasar de la creatividad a la innovación o de hacer algo por los demás a través de su emprendimiento”, señala Cabrera.

De acuerdo con la experiencia de BusinessKids, la respuesta ha sido positiva y unánime en torno al interés por emprender, ya sea ahora o de adultos. Existe evidencia de que la formación emprendedora a temprana edad define el concepto que un niño tiene sobre el emprendimiento.

Si bien, el esfuerzo y trabajo deben estar implícitos en toda empresa, impulsar un negocio para niños requiere de la innovación y creatividad que desarrolle su imaginación. BusinessKids, por más de seis años ha logrado cimentar las habilidades de negocio en aproximadamente 1000 pequeños para convertirlos en futuros líderes empresariales.

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario