Carta de Eduardo López

Como guerrerense, académico, y en especial, como mexicano receloso por el buen funcionamiento de las INSTITUCIONES, expreso mi preocupación y molestia por la conducta IRRESPONSABLE de quienes dirigen la COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS

La CNDH fue creada, con la finalidad de apoyar a las víctimas frente a la inadecuada conducta de la autoridad; jamás para actos protagónicos y mucho menos, conductas exhibicionistas.

Recientemente, dentro del seno del CONSEJO UNIVERSITARIO DE LA UNAM, criticamos con severidad a la CNDH y cuestionamos el comportamiento de quienes la dirigen; es momento para que enmienden el camino, abandonen el personalismo y, más aún, el amarillismo con que pretenden demostrar su eficacia.

En este contexto, he leído las recomendaciones emitidas por la CNDH en el tema de los GRUPOS DE AUTODEFENSA Y SEGURIDAD PÚBLICA DEL ESTADO DE GUERRERO, donde en síntesis, de manera oscura y con falsedades, critica con dureza y recomienda al Gobierno de Guerrero un comportamiento distinto para con dichos grupos, ya que según la CNDH se violentan derechos humanos y con ello, sin duda, el Estado de Derecho.

Lo cierto es, que tales grupos de autodefensa tienen un origen histórico sustentado en los usos y costumbres, además de que cuentan con una base legal y, lo que más bien se reclama, es que se COADYUVE, en la búsqueda de mejores mecanismos para que tales grupos de autodefensa mejoren su comportamiento en bien de la comunidad. La CNDH no debe exponerlos a que sean lacerados y descalificados.

Respetuosamente invito a la CNDH, especialmente a su titular, Dr. Raúl Plascencia Villanueva, QUIEN FUE MI DISCÍPULO, para que abandone esa lamentable manera de actuar irreflexiva y petulante y que entienda, en el caso especialmente de Guerrero, se trata de un lugar donde el crimen organizado ha sentado sus bases al igual que lo ha hecho en otras entidades.

Es momento de unidad y de trabajar todos, incluyendo la CNDH para lograr la seguridad nacional y combatir al lacerante enemigo común, como lo es la delincuencia organizada.

Es momento de unidad y de trabajar todos, incluyendo la CNDH para lograr la seguridad nacional y combatir al lacerante enemigo común, como lo es la delincuencia organizada.

Atentamente.

Dr. Eduardo López Betancourt

Consejero Universitario Maestro

Facultad de Derecho UNAM

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario