Vanity Fair Octubre

ESTEFANÍA DE MÓNACO ENGALANA LA PORTADA DE OCTUBRE. “DEJEN DE LLAMARME LA PRINCESA REBELDE ¡BASTA YA! SE HAN QUEDADO ANCLADOS EN LOS OCHENTA…NO SOY ESA PERSONA”, COMENTÓ DURANTE LOS 4 DÍAS QUE PASAMOS CON ELLA Y LA FAMILIA GRIMALDI.

interna vanity

Hace más de siete años que la princesa no concede una entrevista. Y 33 desde que aquella joven de 17 años se enfrentó a la tragedia (y a la prensa) por la muerte de su madre, la actriz Grace Kelly. Hace una eternidad que ya no es esa princesa ‘pop’ que quiso ser cantante; de la mujer enamorada que se enteró de la infidelidad de su marido, Daniel Ducruet, por las páginas del papel cuché.

“No, ya no soy nada de eso. ¡Que no piensen ya en ese cliché! Me considero ante todo madre. Es hora de que sepan quién soy hoy”.

“No me adapto al rol de princesa, a ese lado glamouroso de la monarquía. Eso no es para mí. Lo aprovecho para ayudar”.

“Amo la persona que soy. Sólo me arrepiento de una cosa en mi vida, pero pasó muy rápido, sucedió hace mucho tiempo”.

Durante los 4 días que Vanity Fair pasó con Estefanía de Mónaco conocimos la fundación de lucha contra el VIH que creó en 2004, la acompañamos a los actos de conmemoración del décimo aniversario de la llegada al trono de su Alberto, visitamos con sus hijos una finca donde acoge a dos elefantes, que ella mismo ha adiestrado. Hablamos de su pasado, de sus fobias, de sus logros, estuvimos al lado de Carlota, Charlene y su extensa familia. Una carrera de fondo para conocer a la nueva princesa. Esa que dice ser hoy.

El periodista Alberto Pinteño nos cuenta con detalle y en exclusiva para Vanity Fair como fue pasar 4 días junto a Estefanía de Mónaco:

Es 15 de junio de 2015. Siete de la mañana. Un autobús nos espera en el estacionamiento de la estación de tren de Montecarlo, Mónaco. El jefe de prensa de la Familia Real monegasca, Nicolas Saussier, me presenta al círculo más cercano a la princesa, entre ellos Christine Barca, su secretaria personal desde hace más de 30 años y su mano derecha. “Hoy vas a conocer a otra Estefanía, muy distinta a la que tienes en mente”, me dice. En el autobús viajan una decena de voluntarios de Fight Aids Mónaco. Nos separan algo más de tres horas de nuestro destino, Carpentras, un pequeño pueblo de la campiña francesa en el condado de Avignon, donde hace cinco años se levantó la Maison de vie de la ONG, un refugio temporal para personas seropositivas, que celebra hoy el quinto aniversario de su inauguración.

El autobús se detiene en pleno campo. En el porche de la casa nos espera Estefanía de Mónaco. “No es nada protocolaria —me asegura el jefe de prensa—, pero llámela alteza”. Sin embargo, ‘su alteza’, con blusa blanca evasée de tirantes, pantalón de estampado paisley y alpargatas de esparto, en vez de tenderme la mano, se acerca, me rodea los hombros y me da dos besos. “Gracias por venir y dar a conocer el trabajo que hacemos aquí”, saluda.

Lo primero que llama la atención es su piel curtida, el azul intenso de sus ojos, la voz dulce y que constantemente se revuelve el pelo, en una especie de tic. Se mueve veloz mientras saluda a los invitados, hasta que aparece un perro que va hacia ella. Entonces, se olvida del mundo y comienza a hablarle al can en tono meloso.

Se inicia la ceremonia. El director del centro dedica unas palabras a Estefanía y hace un brindis con mojitos… “sin alcohol, como quiere la princesa”. Todos se echan a reír. “En los actos ella no permite que se beba alcohol, sobre todo por los enfermos”, me explica Manel Dalgó, un español residente en Mónaco, voluntario en Fight Aids y amigo de su alteza. Acabo de ver cómo ella le ha dado una fuerte palmada en el trasero a modo de saludo mientras grita en español: “Maneeeel, ¿qué pasa, tío?”.

Tras el almuerzo, soplamos las velas de un gigantesco pastel cuando comienza a sonar Fantastic Circus, el himno del circo de Montecarlo. Estefanía, emocionada, estalla en aplausos. Sobre una galería aparecen dos adultos y un niño que lanzan bolos al aire… o al techo, porque el espacio es tan reducido que chocan contra la cubierta hasta en tres ocasiones. El mayor de los acróbatas se disculpa con una sonrisa y da por finalizado el espectáculo. La princesa se lleva los dedos a la boca y silba con entusiasmo. Tras el número circense Estefanía está preparada para sentarse conmigo.

Además en este número…

  • ¿Quién mató al Dr. Botox?

Cuando el doctor Fredric Brandt, el dermatólogo que popularizó el bótox y que trató a famosos como Madonna, Calvin Klein o Gwyneth Paltrow, se suicidó en abril, muchos culparon a “Unbreakable Kimmy Schmidt”, una comedia televisiva que le caricaturizaba. La realidad era más compleja. Tras su impenetrable fachada, el médico camuflaba fragilidad, soledad y ansias de notoriedad como talento. ¿Qué empujó al denominado rey del colágeno al abismo?

  • Muerte de un fiscal

Sus últimas investigaciones implicaban a Cristina Fernández de Kirchner. Pero Alberto Nisman murió un día antes de hacerlas públicas. El fiscal se llevó a la tumba sus conclusiones sobre las maniobras del Estado para encubrir el atentado más sangriento de la historia de Argentina. El juicio por su…¿asesinato?¿suicidio? planea sobre las inminentes elecciones.

  • 30 bajo 40

Ninguno alcanza los 40 años. Otros ni siquiera son ni mayores de edad. Todos triunfan y revolucionan el país. Entre estos 30 prodigios mexicanos hay políticos, científicos capaces de cambiar la farmacéutica y empresarios que obtienen estrellas Michelin.

  • Lo que sé de los hombres

Se ha casado tres veces, ha participado en orgías y, tras el suicidio de su madre, anuló sus sentimientos y creció pensando que tenía que ser guapa y delgada para que la quisieran. Entrevistamos a Jane Fonda, la mujer que ganó un Oscar antes que su padre, que triunfó como reina del fitness, y que, a sus 77 años, se prepara conquistar la televisión.

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario