Nueva terminal satélite redefine estándares de calidad, confort y conveniencia/ Lufthansa

El 26 de abril de 2016 comenzó un nuevo capítulo en la historia del Aeropuerto de Munich, con la inauguración del nuevo edificio satélite. El primero así llamado “Midfield terminal” entre los aeropuertos de Alemania, y primer aeropuerto de cinco estrellas de Europa, vuelve a establecer estándares en cuanto a la calidad del servicio, al confort para los pasajeros y a la sustentabilidad. Con esta terminal satélite, el Aeropuerto de Munich y Lufthansa continúan su exitosa colaboración. Al igual que en la Terminal 2, ambas empresas han planificado, construido y financiado las nuevas instalaciones de despacho de pasajeros en una proporción de 60 a 40. La proyección general y arquitectura estuvo a cargo de la oficina de arquitectura de München Koch + Partner.

interna aeropuerto

Con este satélite, el Aeropuerto de Munich obtendrá 27 nuevas posiciones para parquear los aviones directamente en el edificio, de modo que los pasajeros puedan abordar los aviones directamente, sin requerir un transporte en bus. Las nuevas instalaciones para pasajeros harán aumentar la capacidad de la Terminal 2, utilizada por Lufthansa y sus socios de Star Alliance, en once millones de pasajeros, con lo que ascenderá a 36 millones de pasajeros por año. Como uno de los edificios de aeropuertos más modernos del mundo, el satélite ofrecerá a los pasajeros un ambiente agradable, con salas atractivas e iluminadas y numerosas ofertas para hacer compras y disfrutar de la gastronomía. Además, los pasajeros tendrán cinco nuevos salones VIP de Lufthansa a su disposición.

El edificio satélite no cuenta con una conexión directa con el transporte terrestre. Los pasajeros realizarán el check-in en la Terminal 2, y luego del control de pasajeros y de equipaje de mano viajarán en un tren subterráneo propio del aeropuerto hacia el edificio satélite, en menos de un minuto; así experimentarán los mismos altos estándares de servicios a los que están habituados en la Terminal 2. Naturalmente, en el edificio satélite los pasajeros también pueden utilizar gratuitamente la red de Wifi que cubre todo el aeropuerto; además, todas las áreas de espera están equipadas con enchufes eléctricos o USB.

En el edificio satélite, los pasajeros tendrán una experiencia gastronómica y comercial totalmente nueva en más de 7 mil metros cuadrados. En total se están construyendo 15 áreas de comercio individuales, siete restaurantes y cafés, y tres sectores de duty free. La forma de vida bávara y el encanto de Munich se hacen sentir, tanto en la arquitectura como en la variada oferta de comercios, comidas y bebidas. Más allá, hay una amplia oferta de servicios para los pasajeros: en el edificio satélite, entre otros, hay zonas de descanso con tumbonas para el relajamiento, áreas de juego para los niños, cambiadores en los servicios tanto de damas como de caballeros y cuatro duchas. Todas las ofertas de servicios se encuentran en el centro del nuevo edificio y son de fácil acceso para los clientes. Recorriendo una corta distancia, desde aquí también se puede llegar a los cinco nuevos salones VIP de Lufthansa. La superficie total de más de 4 mil metros cuadrados duplica la oferta de salones de la Terminal 2. El nuevo concepto incluye una terraza en el techo, ventanas panorámicas y un bar con vista a las pistas de rodaje.

El corazón del nuevo edificio de pasajeros es el mercado central, con iluminación natural que rodea la torre de control de la losa. Aquí, como un homenaje al conocido mercado “Viktualienmarkt” de Munich, se encuentran puestos temáticos que imitan a los originales en el centro de la ciudad.

interna aeropuerto

El edificio satélite también establece nuevas reglas en cuanto a los estándares medioambientales y a la eficiencia energética. Los más modernos materiales de construcción e innovadoras tecnologías en cuanto a calefacción, refrigeración e iluminación reducen el consumo de energía a un mínimo. Las emisiones de CO2 serán 40% más bajas que en los edificios existentes en el aeropuerto. A ello contribuyen, entre otros, las así llamadas “fachadas climáticas”: estas áreas de 4,5 metros de ancho separan el edificio en sí, calefaccionándolo o refrigerándolo del entorno exterior, y hacen las veces de zona de transición climática ofreciendo espacio útil. Aquí se encuentran las escaleras mecánicas que permiten a los pasajeros moverse entre los tres niveles del edificio. La fachada está formada por un tipo de vidrio de última tecnología que permite pasar la luz natural manteniendo alejados los rayos solares y el calor ligado a ellos, a través de un recubrimiento especial.

La ejecución del nuevo edificio satélite se realizó dentro de los plazos y dentro del marco económico planeados. La inversión total en la terminal satélite asciende a alrededor de 900 millones de euros. Este valor también incluye, además de los costos del edificio para pasajeros en sí, los gastos que implicó la ampliación de la instalación para el manejo del equipaje y las medidas relacionadas con la construcción que hubo que tomar en las áreas de funcionamiento externas del aeropuerto. La empresa del Aeropuerto de Munich y Lufthansa cubrirán los gastos del edificio y de la ampliación de la instalación de equipaje, en una proporción de 60 a 40. Los gastos relacionados con las medidas de ampliación tomadas en el exterior serán por cuenta exclusiva del aeropuerto.

Los trabajos preparativos para el nuevo edificio de pasajeros comenzaron en verano del año 2011. La primera piedra se colocó el 23 de abril de 2012; los tijerales se celebraron el 12 de septiembre de 2013. La construcción del nuevo edificio de despacho terminó a fines del 2015. Luego comenzó la fase de prueba operacional, con una amplia marcha blanca, en la cual también participaron 3 mil personas externas que hicieron las veces de pasajeros.

La ceremonia de inauguración oficial e inspección de los espacios se realizó el 22 de abril. Entre los 1,900 invitados se encontraban el Dr. Markus Söder, Ministro Bávaro de Finanzas y Presidente del Directorio del aeropuerto; Norbert Barthle, Secretario Parlamentario de Estado del Ministerio Federal Alemán de Transporte; Dieter Reiter, Alcalde de Munich; Carsten Spohr, CEO de Lufthansa; Thomas Winkelmann, a cargo de las operaciones del centro de conexiones de Lufthansa en Munich; Dr. Michael Kerkloh y Thomas Weyer, CEO y CFO del Aeropuerto de Munich, respectivamente, y Norbert Koch, el arquitecto responsable del diseño y de la planificación general del proyecto.

Michael Kerkloh, CEO del Aeropuerto de Munich, ve el edificio satélite como un elemento clave para el futuro éxito en el desarrollo del aeropuerto. “Con el satélite, no solo mantendremos nuestro conocido estándar de servicio y experiencia aeroportuaria general; en realidad, los llevaremos a un nivel más alto. Esto comienza con unas zonas de espera cómodas y se extiende a centros comerciales atractivos con restaurantes encantadores y a las 27 posiciones para aviones, que en la mayoría de los casos evitarán que sea necesario trasladar a los pasajeros en bus.”

Carsten Spohr, CEO de Lufthansa, también se refirió al aumento de la calidad a través de la mayor capacidad: “La ampliación de la Terminal 2 a través del nuevo edificio satélite, hará que las aerolíneas del Grupo Lufthansa que operan en Munich sean una opción mejor y más atractiva para los pasajeros de todo el mundo. Con el doble de posiciones para aviones para embarcar y desembarcar, cinco nuevos salones VIP con más de 4 mil metros cuadrados de superficie y salas de embarque de última tecnología, los pasajeros disfrutarán de aún más confort y estándares más altos de calidad en nuestro centro de conexiones de cinco estrellas. Nuestra inversión en instalación de primera calidad son el compromiso visible de continuar con nuestra historia de éxito en Munich.”

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario