Seagate Nytro, la evolución de los Data Centers

Llega el momento de implementar mejoras que maximicen el rendimiento y la confiabilidad de un sistema de almacenamiento existente; evaluar las opciones desde la perspectiva costo / beneficio ayuda a elegir la opción menos costosa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las empresas que buscan mejorar el rendimiento y la confiabilidad del sistema de almacenamiento pero que no cuentan con un presupuesto destinado para infraestructura completamente nueva, deben considerar las opciones de almacenamiento de estado sólido (SSD) de clase empresarial.

Al comparar los medios de almacenamiento tradicionales con los SSD, los discos duros (HDD) tienen una ventaja en las categorías de capacidad general y costo por gigabyte; sin embargo los SSD lo compensan en velocidad y rendimiento. Los SSD acceden a los datos de forma casi instantánea, lo que brinda tiempos de respuesta increíbles y un rendimiento de lectura de acceso aleatorio, lo suficientemente rápido que no hay comparativa en el mercado con los HDD tradicionales. Los SSD consumen menos energía que las unidades tradicionales, ya que no necesitan electricidad para mantener los discos en movimiento.
Gracias a que la tecnología SSD redujo costos de fabricación y aumentó la capacidad de almacenamiento, los administradores de TI empresarial pueden actualizar el almacenamiento del servidor existente y ganar 80% de velocidad, rendimiento y fiabilidad con unidades SSD, al mismo tiempo que se reducen el consumo de energía durante cargas de trabajo activas. Debido a que las soluciones de unidades SSD se diseñan con factores de forma estándar de 2.5,” éstas pueden ser incorporadas en cualquier servidor existente o chasis de almacenamiento con una interfaz SATA de 6 Gb/s; un costo casi nulo de implementación.

Los campos de aplicación para las unidades SSD de clase empresarial son múltiples y variados; sin embargo, se pueden clasificar básicamente en 4 grandes áreas:

 

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario