Principal – Tiempo de que los candidatos hablen de pensiones

Leopoldo Somohano, Director Corporativo de Estrategia y Desarrollo de Negocios, Principal.

El 30 de marzo iniciaron oficialmente las campañas electorales de los candidatos a la Presidencia de México para el periodo 2018-2024, y durante los próximos tres meses estaremos escuchando las propuestas de cuatro proyectos que definirán la agenda nacional, cada uno con un sello particular. Sin embargo, a pesar de lo costoso que será en unos pocos años, no hemos visto hasta ahora que la problemática de las pensiones ocupe uno de los grandes temas urgentes a resolver en nuestro país.

En Principal creemos que los mexicanos merecen pensiones justas, por ello debemos mejorar el andamiaje del sistema para hacer que logren el éxito financiero al llegar a la vejez. Nos gustaría ver que cada uno de los candidatos planteen diagnósticos profundos y propongan soluciones reales a este problema. Quien resulte ganador en la elección del primero de julio tendrá el gran reto de enfrentar la crisis de las pensiones en México y es importante saber cómo lo piensa solucionar.

Existen tres puntos importantes a considerar cuando hablamos de este tema: (1) el creciente gasto destinado al pago de las pensiones públicas de reparto actuales: IMSS e ISSSTE de leyes anteriores, CFE, PEMEX, Fuerzas Armadas, así como Ferronales, y Luz y Fuerza del Centro; (2) las insuficientes pensiones que alcanzarán los futuros pensionados del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) bajo las leyes reformadas del IMSS (1997) e ISSSTE (2007); y (3) la fragmentación de los sistemas de pensiones a nivel local de Estados, Municipios y Universidades, cuyos requisitos pensionarios varían considerablemente fomentando la desigualdad de los ingresos en la vejez. Éstos, a su vez, intensificados por el impacto del envejecimiento poblacional.

Nuestra gran herencia social

Entre el 2021 y 2022, durante el tercer y cuarto año de gobierno de quien resulte ganador en las elecciones de este año, se pensionarán los primeros trabajadores bajo la reformada Ley del IMSS (1997) quienes, de acuerdo con estimaciones asociadas al bajo nivel de ahorro, apenas alcanzarán en promedio una pensión del 30% de su último sueldo. Según datos de la CONSAR, 2,159 mexicanos cumplirán 65 años cada día en el 2020, en contraste con 3,005 que cumplirán 65 años cada día en el 2030. Tan solo en el próximo sexenio, los mexicanos que lleguen a la edad legal de retiro se incrementarán en 20%.

Dado que el número de pensionados crecerá exponencialmente año con año conforme la dinámica de envejecimiento poblacional, el actual gasto en pensiones crecerá a un ritmo mayor, pues se sumará un requerimiento de gasto adicional para solventar las demandas por servicios de salud de esta población cuyas pensiones serán muy bajas, presionando aún más el presupuesto público federal destinado a este segmento de adultos mayores. Consideramos que no habrá presupuesto público que alcance y la sociedad mexicana pagará, más temprano que tarde, el costo de no realizar ahora una reforma de fondo en materia pensionaria.

La vejez es una etapa de vulnerabilidad social y financiera, pero una reforma estructural en pensiones emparejará las oportunidades de todos los mexicanos y atenuará las desigualdades. Es claro que el sistema de pensiones mexicano requiere una actualización, como en su momento se inició la negociación para modernizar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte tras poco más de dos décadas de operación. Un apoyo pensionario para todos los mexicanos al llegar a los 65 años no es suficiente, ni en términos de sostenibilidad financiera ni de calidad de vida.

Nos sumamos al exhorto de empresarios y de la ciudadanía en general, exigiendo en las plataformas electorales de todos los candidatos presidenciales propuestas claras y contundentes para los grandes problemas y retos que enfrenta nuestro país. Estamos abiertos a generar un diálogo positivo que construya mejoras viables en el sistema de pensiones mexicano y que asegure el bienestar de todos. Es tiempo de actuar.

Datos interesantes

  • El gasto destinado para el pago de pensiones de 5.4 millones de pensionados actuales representa 15.2% del presupuesto total federal este año, aproximadamente 3.5% del PIB[4].
  • Alrededor del 53% de los cotizantes actuales (22 millones) no logrará cumplir los requisitos pensionarios o ahorrar lo suficiente para pagarse una pensión superior a un salario mínimo.
  • Estimaciones indican que las pensiones de los Estados, Municipios y Universidades Públicas costarán alrededor del 15% del PIB, cuyo gasto actual se registra en sus contabilidades como gasto corriente de nómina, dificultando su dimensión real.

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario