Nuevos episodios de “Vivir para Contarlo”

Los jueves a las 21:00 hrs a partir del 12 de septiembre, Discovery estrena nuevos episodios de la serie VIVIR PARA CONTARLO, una producción original que narra extraordinarias historias de supervivencia ocurridas en América Latina. Esta vez, la serie reúne casos ocurridos en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y México.

VIVIR PARA CONTARLO se vale de increíbles dramatizaciones para recrear las experiencias vividas por los protagonistas. Gracias a los testimonios de los sobrevivientes, cada episodio es un emocionante relato de las situaciones extremas que tuvieron que superar.

A continuación figura una descripción detallada de los nuevos episodios de VIVIR PARA CONTARLO:

IMPACTO AÉREO

Esta tragedia ocurrida en una de las ciudades más populosas del mundo dejó centenares de víctimas, entre muertos y heridos. Un Vivir para contarlopequeño avión Learjet se desploma en una de las zonas más concurridas de la Ciudad de México, provocando una enorme explosión. Dos hombres que estaban en tierra, Pablo y Edmundo, se encuentran de pronto envueltos en llamas, y corren desorientados por las calles en busca de socorro. Algunos transeúntes consiguen apagar el fuego y son llevados al hospital, pero la muerte de ambos parece inminente…

AVENTURA PELIGROSA

Un grupo de deportistas extremos se aventura dentro de un cañón del Sur de Brasil, pero Juliano Romancini, experto explorador, sufre un accidente en el que su pierna queda atrapada por una piedra de aproximadamente 100 kilos. Sin poder retirarlo del cañón, sus compañeros solicitan rescate por radio, inmovilizan a su colega herido e intentan mantenerlo consciente durante toda una larga y agonizante noche.

ACCIDENTE EN LA JUNTA

Un pequeño avión choca contra una montaña nevada en el Sur de Chile; nueve pasajeros sobreviven al impacto, así como a seis días de frío y hambre en los Andes. Su drama aumenta cuando el piloto muere. Los equipos de socorro tienen grandes dificultades para localizar la aeronave, que se accidentó en un terreno cubierto por vegetación y nieve. Sin comida y ateridos de frío, su experiencia recuerda la tragedia de los “Sobrevivientes de Los Andes” ocurrida casi 40 años antes, en la que la antropofagia fue usada como último recurso para no morir de hambre.

Vivir para contarlo 2PESADILLA EN EL SALAR

La familia Basma emprende una excursión en automóvil con el fin de explorar las bellezas de las salinas de Uyuni – la mayor planicie salada del mundo, ubicada en Bolivia, con una extensión de más de 12 mil km². Todo sale de maravilla, hasta que el auto se avería en medio de la inmensidad blanca de las llanuras de sal. A pesar de que la señal del celular es intermitente, logran comunicarse con un pariente, así que los seis miembros de la familia aguardan su rescate durante dos días dentro del automóvil, soportando temperaturas que descienden hasta los cero grados por las noches. El silencio sepulcral del desierto de sal sólo es interrumpido por aterradoras tempestades que se desatan súbitamente, azotando el desolado terreno. Al tercer día, el padre y dos de sus hijos deciden salir a pie para buscar ayuda, dejando a la madre, una hija y al hijo menor dentro del carro, con agua y comida escasas

SEPULTADOS EN LODO

Enero de 2011: un fuerte temporal castiga la región serrana de Río de Janeiro; los deslaves arrastran centenares de casas, dejando un rastro de destrucción y más de 900 muertos. En Petrópolis, la profesora Viviane se encuentra enterrada en el barro hasta el cuello, y es socorrida por su padre, quien, después de varias horas de arduo trabajo, consigue retirarla aún con vida. Sin embargo, después de la alegría inicial, llegan las malas noticias: el esposo de Viviane se encuentra entre las víctimas fatales del deslave. Por su parte, en su casa de Nova Friburgo, el obrero metalúrgico Marcelo se encuentra enterrado bajo cuatro metros de barro. Consigue resistir durante 16 horas bajo el lodo antes de ser rescatado por los bomberos y un grupo de voluntarios. Su sobrevivencia después de permanecer tanto tiempo bajo tierra es considerada un verdadero milagro.

EL CORREDOR

En septiembre de 2010, el argentino Cristian Gorbea participa en una carrera de aventura en el Cerro Champaquí. Ya es de noche Vivir para contarlo 1cuando, sin darse cuenta, se sale de la ruta, precipitándose en un barranco y quedando atrapado en una pequeña saliente al borde de un enorme precipicio. Cuando amanece, intenta subir de nuevo, pero no lo consigue. Cristian está preso en un espacio de cerca de un metro cuadrado. Al segundo día, la familia de Cristian y un amigo que también había participado en la carrera empiezan a mostrarse preocupados, al haber concluido la prueba todos los atletas excepto Cristian, quien sigue desaparecido. Inicia su búsqueda, y su esposa arriba al lugar a fin de ayudar a encontrarlo.

SIN SALIDA EN LA SELVA

Un grupo de cinco personas sale en una excursión de dos días para descender hasta Rio Preto, en el fondo de un valle en la selva amazónica. El camino se revela mucho más difícil de lo esperado, debiendo atravesar un curso de agua muy estrecho, bloqueado por troncos caídos y soportando el feroz ataque de los insectos. Sin saberlo, el grupo se ha internado en la jungla siguiendo una señalización errada, y se encuentra en un río distinto al esperado. Sin señales telefónicas ni GPS, de pronto los cinco miembros de la expedición descubren que están perdidos. Heridos y agotados después de tres dramáticos días, deciden dividirse. Tres de ellos permanecerán acampados en una extensión de tierra firme y seca, y los dos restantes salen en busca de ayuda.

BAJO ESCOMBROS

En enero de 2012, un edificio de 18 pisos se desplomó en el centro de Río de Janeiro, causando la caída de otras dos edificaciones y la muerte de 22 personas. En medio de la desgracia, dos trabajadores se salvan milagrosamente: Alexandro, un albañil que trabajaba en una obra dentro del edificio, y Marcelo, velador de un predio contiguo al Liberdade, y que también se vino abajo. Alexandro sobrevivió al refugiarse dentro de un elevador en el momento en que se dio cuenta que algo extraño acontecía, y Marcelo quedó bajo una viga de concreto, con las piernas atrapadas bajo una losa. Enterrado, todavía tuvo fuerzas para tocar la bota de un bombero, que, de esta forma, pudo localizarlo bajo los escombros e iniciar las maniobras de rescate.

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

One Comment

  1. “I just felt a connection [at Penn State] and felt we could come in here and make a difference,” O’Brien says. “I didn’t know what laid ahead. I didn’t know sanctions were coming. In fact, I didn’t think sanctions were coming, but they did, and we’re still fighting through them.”
    [url=http://www.andrei-kostrioukov.com/UserControls/Catalog/default.aspx?2]jay cutler jersey[/url]

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario