“EL APOSTADOR” ESTRENA EL 8 DE ENERO

SINOPSIS

Jim Bennett (Mark Wahlberg, nominado a un Premio de la Academia) es temerario y le gusta asumir riesgos.  Trabaja como profesor de inglés y a la vez es un apostador de alto nivel; a la larga se ve obligado a poner en juego todo cuando pide un préstamo a un gánster (Michael Kenneth Williams) y ofrece su vida como garantía.  Siempre un paso adelante, Bennett enfrenta a su acreedor contra el operador de un círculo de apuestas (Alvin Ing) y abandona su relación disfuncional con su acaudalada madre (Jessica Lange, ganadora de un Premio de la Academia) mientras avanza con su vida.  Él se mueve en ambos entornos y entra en un mundo ilícito y clandestino donde llama la atención de Frank (John Goodman), un usurero con un interés paternal en el futuro de Bennett.  A medida que se profundiza su relación con una estudiante (Brie Larson), Bennett debe correr el máximo riesgo para tener una segunda oportunidad…

el apostador

“Convertirse en El Apostador”

Wahlberg comenzó a prepararse para su papel en El Apostador mucho antes de que comenzara la fotografía principal en enero de 2014.  “Intelectualmente era un reto difícil, ya que no terminé la escuela preparatoria y debía interpretar a un profesor universitario”, dice Wahlberg.  “Esto era intimidante, pero a la vez me emocionaba.  Nunca me gustó evadir los desafíos.  Me encantó la oportunidad de hacer algo distinto e inesperado, pero tenía que asegurarme de estar bien preparado”.

Para integrar su personaje, Wahlberg se reunió con el director del departamento de inglés en la Universidad de Michigan, asistió a conferencias en varias universidades del Sur de California y leyó el guión de Monahan dos veces al día.  Esta dedicación de Wahlberg lo compensó cuando sorprendió a un grupo de inocentes actores de reparto mientras filmaban su primera escena como profesor.  “Sin ayuda de un apuntador electrónico él pronunció un monólogo de ocho minutos de manera ininterrumpida, en una sola toma, ante una audiencia de casi 300 estudiantes.  Observé a los chicos al mismo tiempo que lo veía a él.  En sus caras había esta expresión de completo asombro”, recuerda Wyatt.

Además de su intensa indagación sobre el personaje, Wahlberg decidió perder peso para interpretar apropiadamente a Jim.  “Traté de ponerme lo más pesado posible, pero al estudio no le gustó mucho la idea”, bromea Mark.  “Cambié mi dieta por completo.  Jim es un tipo al que no le preocupa mucho su apariencia.  No es un hombre que se dedique a hacer ejercicio o a comer sanamente, así que esto tenía lógica para el papel”.

Wyatt coincide en que querían una apariencia pálida y delgada para este personaje.  Afirma, “Desde el principio decidimos que Mark debía perder la masa muscular que lució en tantos papeles.  Buscamos que su físico evocara la elasticidad de un lobo.  Es aún el atractivo actor de cine de siempre, pero con esta figura seductora y audaz”.

“El aspecto de El Apostador”

La diseñadora de vestuario Jacqueline West ensalzó el distintivo diseño de la cinta vistiendo a Wahlberg con prendas que coincidían con la identidad dual de su personaje.  Explica West: “No quería darle un aspecto de cliché académico con pantalones rectos o sacos de tweed o camisas tradicionales. Él debía tener un pie en cada uno de sus mundos, el mundo de la noche y el mundo del día en el campus universitario, de tal forma que se viera un poco fuera de lugar en los dos, pero aún así fuera capaz de navegar en ambos”.

Conocedora de los opulentos antecedentes de Jim, West eligió trajes de Armani para Wahlberg y aplicó una paleta de colores que va desde lo oscuro hasta lo más claro a medida que avanza la historia de Jim.  Desafortunadamente para West, la dieta de Mark continuó durante el descanso entre las pruebas de vestuario y el inicio de la producción.  “Él perdió incluso más peso y cuando llegó el momento de hacer las pruebas frente a las cámaras después de las vacaciones los trajes le quedaban sueltos”, comenta West.  “A todos les encantó eso.  En verdad muestra a alguien que no le importa demasiado su apariencia”.

West, que también trabajó con John Goodman en Argo, disfrutó dándole un aspecto específico a Frank.  “Él es un gran colaborador y tiene ideas insólitas.  Su apariencia aquí es muy distinta a la de cualquier otra película y no sólo debido a que se rasuró la cabeza.  Para sus prendas me basé un poco en Frank Sinatra, no el joven Frank Sinatra que era el ídolo de las adolescentes, mas bien tenía un aspecto de Palm Springs o Las Vegas… desde los zapatos blancos hasta el saco azul celeste.  En realidad todo se integró muy bien”, comenta West.

 

 

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario