La biometría del comportamiento una nueva autenticación digital

Gemalto da a conocer las tendencias en materia de Biometría del comportamiento y cómo se están implementando las diferentes tecnologías biométricas en el mundo financiero.

Dado que el fraude y el crimen cibernético continúan siendo noticia con una regularidad desalentadora, evitar que los clientes sean expuestos a riesgos debería ser una prioridad para los bancos, juntamente con una mejor experiencia del cliente. Es por lo que Gemalto a través de la voz de sus expertos destaca los mecanismos para la detección del fraude y ¿de qué manera combinada con el aprendizaje automático y las técnicas de evaluación de riesgos, puede brindar un enfoque significativamente más innovador a la autenticación de usuario en línea?

Debido a que la tecnología de Gemalto se utiliza en seis de los mercados más importantes, “es que hemos llevado confianza a los dispositivos conectados, la banca digital, el acceso a la nube, el gobierno electrónico, la telemática de los vehículos, las licencias de software y más.” Asegura Yecaneh Aguado, Sales Director Banking & Payment México & Centroamérica. Nuestras tecnologías se basan en dos procesos entrelazados: autenticación la cual integra software seguro en dispositivos y objetos para autenticar personas y cosas; así como protección, donde ejecutamos software seguro en plataformas para proteger y cifrar datos a través de redes.”

¿Qué es la biometría?

Es la toma de medidas estandarizadas de los seres vivos o de procesos biológicos. Se llama también biometría al estudio para el reconocimiento inequívoco de personas basado en uno o más rasgos de conducta o físicos. “La biometría es un sistema de identificación de la persona que se aplica en muchos procesos debido a dos razones fundamentales, la seguridad y la comodidad.” Afirma Country Sales Manager (Identity Management) Government Business Unit

Actualmente, “las tecnologías biométricas, tales como la biometría del comportamiento y las tarjetas biométricas, ofrecen a los bancos la oportunidad de colocarse un paso adelante de los criminales, que continúan evolucionando en términos de escala, sofisticación y ambición. Incluso, lo que es aún más notable, lo hacen en conjunción con un cambio significativo en la experiencia del cliente.” Afirma Pedro Lara, Marketing Business & Innovation LATAM.

Pero el margen de error es pequeño. Los clientes no aceptarán que sus bancos manejen sus datos biométricos con nada menos que el mayor cuidado y la mayor protección, por lo que los bancos, a su vez, deberán garantizar que su estrategia de seguridad sea sólida y eficaz. Si pueden lograr esto, podrán obtener una mayor tranquilidad mental sin comprometer la velocidad y la conveniencia sobre las cuales se ha construido la revolución de la banca digital.

Que decir al respecto:

  • Cada vez más, las instituciones financieras se están inclinando hacia la biometría para reemplazar el PIN y la clave, y mejorar la conveniencia en las operaciones bancarias diarias.
  • La introducción de la banca en línea y la banca móvil ha brindado a los clientes una manera conveniente de interactuar con su banco en el momento y lugar que deseen. Por ello, instituciones involucradas en la realización de pagos necesitan optimizar la seguridad sin comprometer la conveniencia, para que estos servicios digitales puedan alcanzar su pleno potencial.
  • Es necesario encontrar medidas para proteger a los usuarios finales del hackeo y el fraude sin perjudicar la experiencia del cliente.
  • Para la presionada industria bancaria, una respuesta convincente a estos desafíos llega en la forma de una nueva generación de soluciones basadas en la biometría.

Los beneficios de la biometría

El uso de datos biométricos para la autenticación de la identidad es algo con lo que muchos de nosotros estamos familiarizados, gracias al predominio de los lectores de huellas dactilares en los teléfonos inteligentes a lo largo de los últimos cinco años. “Ahora podemos mirar más allá de las huellas dactilares,” comenta Pedro Lara. “El iris o los patrones de las venas, hacia las características únicas en cuanto a la forma en que una persona tipea sobre un teclado o mueve un mouse. Como su nombre sugiere, la biometría del comportamiento es un enfoque innovador de la autenticación del usuario que se basa en la creación de un perfil único para cada cliente.”

En la actualidad, mediante tecnologías de vanguardia de aprendizaje automático y grandes volúmenes de datos, la biometría del comportamiento emplea una rica combinación de características personales y de dispositivos para distinguir entre clientes legítimos y estafadores. Generalmente incluye:

  • Reconocimiento automático de patrones tales como la manera en que se tocan las teclas en un celular o una tableta.
  • La manera en la que se usa un mouse.

La tecnología biométrica puede aplicarse también a las tarjetas en sí, para lograr que la seguridad no dependa del PIN y la contraseña

La llegada de la tarjeta de pago biométrico​​ permitirá al titular simplemente tocar un sensor de huellas dactilares incorporado a la tarjeta al realizar una transacción con o sin contacto. Para confirmar la identidad del cliente, esa imagen es comparada con la imagen almacenada de manera segura en el chip de la tarjeta, pero nunca sale de la tarjeta. No hay necesidad de enviar dato alguno a un tercero para autenticación, eliminando así la necesidad de crear una base de datos biométricos y el riesgo de que las huellas dactilares sean interceptadas o se produzca cualquier otra interferencia en el proceso. ​

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario