Aon brinda recomendaciones para estar preparados frente a una catástrofe natural

Esperando que se encuentren bien junto con sus seres queridos, reiteramos el respaldo profesional y oportuno que Aon México tiene siempre con ustedes, por lo que hemos creado un Comité Especial de Atención a Urgencias 24/7, mismo que ponemos a su disposición.

Nuestro equipo de especialistas se encuentra atendiendo sus necesidades y le brindamos nuestro teléfono de atención a clientes para cualquier eventualidad. 01 55 5387 6000

Recomendaciones para las compañías y personas para estar preparados antes, durante y después de una catástrofe natural y frente un sismo.

Ante una catástrofe natural.

  1. Antes – Desarrollar planes de respuesta: El primer paso táctico en la preparación de la respuesta es el desarrollo y/o adherencia a un plan de gestión de la continuidad del negocio, lo que ayuda a la empresa a pensar sobre los tipos de amenaza que podría enfrentar y detalles específicos sobre cómo continuar mejor las operaciones en caso de un desastre.
  2. Durante – Garantizar la seguridad de los empleados y del lugar: La prioridad después de un desastre es garantizar la seguridad del personal. El segundo es gestionar la crisis sobre el terreno e iniciar el proceso de recuperación para que la organización vuelva a las operaciones normales lo más rápidamente posible. Esto tiende a involucrar los detalles logísticos para obtener equipos de preparación de reclamaciones, reparación y remediación en el lugar.

Presupuestar para la continuidad: Es también importante tener el espacio de respiración financiero para realizar reparaciones – pues los contratistas necesitarán ser pagados antes de que las pólizas de seguro paguen. Al mismo tiempo, los empleados tendrán que seguir recibiendo su salario, aunque la capacidad de la empresa para proporcionar servicios facturables podría ser severamente restringida.

  1. Después: Una vez que la amenaza inmediata a las instalaciones y operaciones se ha contenido, las organizaciones pueden comenzar a pensar en la recuperación a largo plazo. Determinar el grado y el alcance de la pérdida. Preparar estimaciones para los costos de reparación. Evaluar las pérdidas por interrupción del negocio y el período necesario de indemnización. Desarrollar una presentación detallada de la reclamación. Ayudar a cuantificar los gastos inmediatos con los ajustadores, para generar un flujo de caja inmediato necesario.

Las reclamaciones de seguros grandes pueden tomar tiempo, por lo que es importante la evaluación de los daños y trabajar en estrecha colaboración con las aseguradoras y otros terceros, con el fin de evitar más dificultades en el futuro.

*Ante un sismo:

  1. Antes – En casa: Revisa constantemente la estructura de tu hogar. Identifica las zonas de menor riesgo: lejos de objetos y vidrios que puedan caer y lastimarte. Ten a la mano un directorio con los números de emergencia, un botiquín de primeros auxilios, radio con pilas, linterna, provisiones: agua y alimento enlatado. Realiza tu Plan Familiar de Protección Civil; es una guía para que tú y tu familia sepan qué actividades realizar antes, durante y después de una emergencia. En la oficina u otro lugar: Observa las señalizaciones y ubica rutas de evacuación y puntos de reunión. ›Identifica las zonas de menor riesgo.
  2. Durante – En casa: Revisa constantemente la estructura de tu hogar. Identifica las zonas de menor riesgo: lejos de objetos y vidrios que puedan caer y lastimarte. Ten a la mano un directorio con los números de emergencia, un botiquín de primeros auxilios, radio con pilas, linterna, provisiones: agua y alimento enlatado. Realiza tu Plan Familiar de Protección Civil; es una guía para que tú y tu familia sepan qué actividades realizar antes, durante y después de una emergencia. En la oficina u otro lugar: Observa las señalizaciones y ubica rutas de evacuación y puntos de reunión. Identifica las zonas de menor riesgo.
  3. Después – Una vez terminado el temblor verifica el estado de las instalaciones de tu casa, oficina y/o escuela. No enciendas cerillos después del sismo, ya que podría existir una fuga de gas. Si detectas daños estructurales en tu inmueble, desocúpalo y repórtalo a la Unidad de Protección Civil de tu Delegación, o a la Secretaría de Protección Civil del D.F. Mantente informado, sigue las indicaciones de las autoridades.

Recuerden tomar precauciones y estar prevenidos ante cualquier eventualidad.

Aunque nadie acoja con satisfacción los desastres naturales, las acciones y planes apropiados para la respuesta de un desastre y la mitigación son vitales. Aon México se une solidariamente con los compatriotas por la tragedia ocurrida por el sismo ocurrido el 19 de septiembre de 2017; sin embargo, estamos convencidos que juntos y unidos todos los mexicanos, saldremos adelante.

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario