Fundación Mapfre reafirma su compromiso con la educación infantil

Una herramienta con enorme potencial para transformar positivamente la vida de las niñas y los niños es la educación, por ello Fundación MAPFRE y la Universidad Panamericana, a través del centro Comunidad MAPFRE-UP, se han comprometido para apoyar a la población infantil del pueblo de Santa Fe, de la Ciudad de México, con el propósito de ayudarlos a desarrollar sus habilidades e impulsarlos a cumplir sus sueños.

La Organización de las Naciones Unidas reconoce a la educación inclusiva, equitativa y de calidad como uno de los principales Objetivos de Desarrollo Sostenible, meta en la que coincide y trabaja Comunidad MAPFRE-UP. “Estamos convencidos de que una educación de calidad para niños y niñas es fundamental para empoderarlos y ayudarles a formar un carácter propio”, indicó Itzel Contreras, responsable de Fundación MAPFRE México.

En el marco de este 30 de abril, Día del Niño, ambas instituciones reafirman el compromiso con la infancia de dicha zona, a fin de contribuir a su bienestar y el cumplimiento de sus derechos humanos. Durante el año 2017, Comunidad MAPFRE-UP ofreció un total de 1,082 servicios de educación y 1,438 servicios en el área de desarrollo a niñas, niños y adolescentes de la zona.

Para María Quetzalli, de 13 años, quien es beneficiaria del área de psicología de Comunidad MAPFRE-UP, convertirse en doctora, maestra o historiadora es un sueño por el que trabaja día a día para que se haga realidad. “Escuchándome y dándome consejos, por más pequeño que sea el apoyo que me han dado, me ha ayudado mucho”, comentó Quetzalli, quien logró un desarrollo personal que le permitió mejorar su autoestima y tener perseverancia para cumplir sus metas.

Como ella, otras niñas y niños beneficiarios de Comunidad MAPFRE-UP han encontrado en el centro comunitario un lugar en el cual pueden obtener servicios de salud y capacitarse para desarrollar nuevas habilidades. “Tomar clases de defensa personal me está ayudando a ser más seguro y activo”, expresó Ricardo Pablo de 7 años, a quien le gustaría ser bombero o policía cuando sea grande, para poder ayudar a las demás personas.

“Lo que quiero, lo puedo lograr”, son las palabras de Ameyali Yaretzi, de 10 años, beneficiaria del comedor y el área de educación y desarrollo, quien gracias a las clases y sesiones en las que ha participado en Comunidad MAPFRE-UP ha generado la confianza suficiente para visualizarse como dentista en un futuro. Mismo caso para Sunduri Judith, de 7 años, quien se autodefine como una alumna más responsable al lograr escribir y leer mejor, y quien ahora tiene como sueño ser doctora cuando sea mayor.

Estos son algunos de los casos, que día a día, inspiran a los responsables de Comunidad MAPFRE-UP a mejorar y ampliar el apoyo que brindan a quienes más lo necesitan. Este 30 de abril, Fundación MAPFRE y la Universidad Panamericana, les desean un feliz día a todas las niñas y niños mexicanos.

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario