Ocho alimentos que combaten el dolor crónico

¿Puede encontrar alivio al dolor en un platillo? ¿Sabía que lo que come puede ayudarle o hacerle empeorar? Como indica el  Médico Bariatra David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría (CMB), A.C., y director general de la clínica Be Care Medical Center, ningún alimento puede eliminar de tajo el dolor crónico, pero una alimentación saludable es una parte importante de la estrategia para el manejo del dolor. La dieta mediterránea, por ejemplo, dice, es rica en frutas y vegetales, granos enteros y grasas insaturadas. Estos ingredientes pueden ayudar a construir huesos fuertes y músculos, y en algunos casos, pueden abatir el dolor

Agrega que una dieta adecuada ayuda también a prevenir que el aumento de peso agrave el dolor, al incrementar los niveles de energía y mejorar el estado de ánimo, elementos esenciales para vivir más confortablemente. A continuación ocho alimentos que el especialista recomienda y que deberían incluirse en la terapia para el manejo del dolor crónico:

Incluya granos enteros. Los granos enteros son ricos en fibra, un ingrediente bueno que reduce el apetito y ayuda a controlar el peso. “Mantener su peso en un rango saludable es importante para mantener el dolor crónico en control. Los granos enteros son una buena fuente de magnesio, un mineral que ha demostrado frenar el dolor muscular. Disfrute de una amplia variedad de granos enteros, desde pan de granos enteros hasta arroz integral”.

arroz

Consuma salmón. El salmón es rico en ácido graso omega 3 que elimina el dolor, pero también es una gran fuente de otro agente que puede combatir el dolor: la vitamina D. “Existe una fuerte relación entre bajos niveles de vitamina D y el dolor crónico, una reciente investigación sugiere que suplementar la dieta con esta vitamina puede calmar el dolor. Una ración de 100 g de salmón aporta la dosis diaria recomendada de 1,000 U.I. de vitamina D. Si usted es mayor de 60 años consuma 1,200 U.I. diarias”. El salmón “salvaje” de Alaska tiene una mayor concentración de nutrientes que el salmón de criadero.

salmon

Aceite de Oliva. El aceite de oliva es un valioso combatiente contra el dolor crónico. Es rico en polifenoles, antioxidantes que ayudan a inhibir uno de los más comunes mecanismos de producción del dolor en el organismo. Es un excelente sustituto de la mantequilla, la cual tiene un alto contenido de grasas saturadas. Eso es muy bueno, pues una ingesta elevada de grasa saturada erosiona los huesos y detona el dolor. El aceite de oliva aporta solo 44 kcal por cucharadita.

aceite

Especias. Cuando de especias se trata escoja lo mejor: jengibre y cúrcuma. El jengibre contiene cuatro sustancias (gingerol, paradol, shogaol y zingerona) que tienen cualidades analgésicas similares a la aspirina o al ibuprofeno. El cúrcuma contiene curcumina, otro miembro de la familia del jengibre que puede cortar el dolor. Consuma té de jengibre y agregue un poco de polvo de cúrcuma a sus platillos diariamente.

jengibre

Fresas. Esta fruta es muy rica en vitamina C, un antioxidante con poderosas propiedades calmantes del dolor. Algunos estudios sugieren que las personas que consumen vitamina C frecuentemente experimentan menos dolor después de una fractura ósea o de una cirugía de ortopedia. Otras investigaciones indican que la vitamina C hace más lento el avance de la pérdida de cartílago y de lesiones óseas, en artritis inducida.

fresas

Ensalada Verde. Consuma espinaca y arúgula contienen vitamina K, un nutriente con propiedades contra el dolor, de acuerdo con los resultados preliminares de una investigación. La vitamina K ayuda a mantener articulaciones y huesos fuertes. En un estudio, adultos mayores con elevados niveles de vitamina K en sangre tuvieron una tendencia menor a desarrollar osteoartritis comparados con un grupo con bajos niveles de esa vitamina. Una taza de ensalada de espinacas de hojas verde intenso aporta 145 microgramos de vitamina K. Precaución: si toma medicamentos anticoagulantes consulte a su médico antes de aumentar su consumo de vitamina K.

ensalda

 

Lácteos. El yogur y los quesos no pueden calmar el dolor crónico, pero contienen dos importantes nutrientes y constituyentes de los huesos: calcio y vitamina D. La vitamina D no solo le confiere resistencia a sus huesos, también importante en la disminución del dolor crónico, de acuerdo con los hallazgos de algunos estudios. Consuma alimentos lácteos, de preferencia bajos en grasa. Tenga precaución si es intolerante a la lactosa.

lacteos

Vino. El vino también le puede ayudar contra el dolor. El contenido de resveratrol en el vino, uvas y jugo de uva puede tener un efecto analgésico similar al de la aspirina, de acuerdo con estudios con animales. “Si desea un aporte importante de resveratrol, lo encontrará en el vino tinto. Recomiendo tomar una copa diaria para las mujeres y 2 para los hombres, pero no deje de consumirlo también en forma de uvas rojas”.

vino

Acerca de 

Periodista especializado en Publicidad y Mercadotecnia, pionero en Medios Digitales y Director del concepto Multipress.com.mx

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario