Día Mundial del Prematuro

Cada año, nacen en todo el mundo aproximadamente 130 millones de bebés, los cuales entre un 10% a 12% presentan problemas de prematurez o son recién nacidos de término con bajo peso al nacer. En el caso de México, actualmente la incidencia de bebés prematuros o de bajo peso al nacer es aproximadamente del 10%.

La prematurez y el bajo peso al nacer son responsables del 60% de las defunciones y también incrementa 40 veces el riesgo de muerte principalmente en los bebes que presentan un peso al nacimiento menor a 1.0Kg. Sin embargo, en las últimas dos décadas la supervivencia de estos pequeños ha incrementado en forma significativa gracias a un pilar que ha contribuido en este proceso: la Nutrición Neonatal.

Expertos en nutrición pediátrica han desarrollado tratamientos especializados en el cuidado y evolución de los niños prematuros a través del neurodesarrollo y estimulación temprana en los recién nacidos prematuros. La importancia que ha tenido durante las últimas décadas el  tema del neurodesarrollo es trascendental. Anteriormente no se contaba con escalas de evaluación ni de desarrollo específicas para bebés prematuros ni de término, ahora, por el porcentaje de bebés prematuros que nacen, ya las hay y éstas  permiten analizar y dar seguimiento neurológico.

Los bebés prematuros y de bajo peso al nacer tienen requerimientos nutricionales muy específicos:

  • La ingesta calórica es muy importante para los bebés prematuros. En las más recientes Recomendaciones nutricionales para bebés prematuros publicadas en el Journal of Pediatrics en el 2013 se reconoce a la leche materna como el estándar de oro que provee importantes nutrientes y fortalece al sistema inmunológico de los recién nacidos para minimizar los factores de riesgo en caso de presentarse alguna enfermedad. Sin embargo, en el caso de los bebés nacidos antes de las 32 semanas, los prematuros que tienen un peso menor a 1,500 gramos, deben de recibir idealmente leche materna adicionada de un fortificador líquido de leche humana que le proporciona a ésta bebé más calorías necesarias por su crecimiento y desarrollo.
  • Los lactantes prematuros necesitan un aporte calórico (de energía) adecuado para contribuir con su desarrollo, metabolismo basal, digestión y absorción de alimentos, manteniendo la temperatura corporal y reemplazando la energía perdida en las heces.
  • La importancia del DHA – un ácido graso que se encuentra en tejidos y células especialmente en tejido cerebral y retina-  beneficia el neurodesarrollo y estimulación temprana.
  • Los requerimientos nutricionales de los bebés una vez dados de alta son muy importantes ya que de esto depende su continua recuperación.

Alimentar con leche materna a los bebés prematuros proporciona múltiples beneficios físicos y emocionales, tanto para la mamá como para el bebé. Sin embargo el reto de amamantar a un bebé prematuro o de bajo peso al nacer es muy grande, ya que la leche materna no alcanza a satisfacer las necesidades nutrimentales especiales de estos bebés, por lo que es necesario fortificarla.

El uso de un fortificador líquido de leche humana HMLF (Human Milk Liquid Fortifier por sus siglas en inglés) en bebés prematuros es seguro. La Academia Americana de Pediatría, la Organización Mundial de la Salud, entre otras organizaciones recomiendan este único fortificador de leche humana líquido ultra concentrado, clínicamente comprobado el cual ayuda a cubrir las necesidades de ácidos grasos esenciales de los bebés prematuros, a alcanzar los niveles de nutrientes clave y de proteína recomendados e incluyen mejoras en el crecimiento lineal,  evitando el uso de productos en polvo en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

Una de las instituciones de alto prestigio en el campo de la Pediatría y la atención al neonato es el Instituto Nacional de Pediatría en México con instalaciones a la vanguardia y que cuenta con un laboratorio de neurodesarrollo y seguimiento evolutivo de niños de alto riesgo neurológico y que proporciona atención médica infantil especializada; efectúa investigaciones clínicas y básicas en las distintas disciplinas que componen la Pediatría e imparte enseñanza para la formación de recursos humanos en las disciplinas de Pediatría.

El fortificador de leche materna líquido ultra concentrado de dosis de unidad única proporciona más proteína que los fortificadores en polvo, es más seguro y apoya un mejor crecimiento en los bebés. Sabemos que la leche materna es la mejor opción para los recién nacidos, pero en el caso de los bebés prematuros, ni la leche materna prematura, ni la leche a término proveen el nivel de proteína recomendado por la ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica).

Generalmente este tipo de pacientes prematuros permanecen en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y el tiempo que permanecen dentro de ella varía según la complejidad de cada caso. Los profesionales de la salud deben de estar atentos a su evolución y seguimiento ya que hay ocasiones en que la sobre estimulación que reciben de factores externos no permiten que el entorno sea completamente adecuado para que el bebé pueda continuar su etapa evolutiva de neurodesarrollo. Los altos niveles de ruido y luminosidad que hay en las UCIN, generan un ambiente de estrés con consecuencias negativas en las horas de sueño que necesita el organismo de estos pequeños para la etapa de neurodesarrollo que se está llevando a cabo. Por ello se recomienda un programa de estimulación temprana que sea individualizado, con el objetivo de contrastar las consecuencias negativas y reducir el estrés de los bebés.

Sin duda el trabajo en conjunto que realizan todos los días, especialistas de la salud como los pediatras, neonatologos, neurólogos, enfermeras, otorrinolaringólogos, oftalmólogos, psicólogos  para sacar adelante la vida de un bebé es un acto digno de orgullo para que los niños del mundo tengan un mejor inicio en la vida.

Acerca de 

Redactora web en Básico.Fm

¡Tu opinión nos interesa! Deja un comentario